Implantes dentales

Los implantes dentales son elementos metálicos que vienen dentro de los huesos maxilar superior e inferior. Su objetivo principal es que la parte interna reemplace la raíz del diente y la parte externa reemplace la corona del diente.

El Implante Dental está constituido por titanio en un 5% y por tantalio que son los metales biocompatibles con el organismo, lo que hace posible que se puedan regenerar y unir al hueso.

Cuando se ha producido la osteointegración el implante se encuentra firmemente unido al hueso y puede soportar una prótesis para hacer frente a todos los requerimientos funcionales y estéticos como si se tratase de un diente natural sano. Otra característica de la osteointegración es la de ser muy estable en el tiempo por lo que estos tratamientos ofrecen resultados satisfactorios que se disfrutan durante muchos años.

implante dental

¿Cuándo se necesita?

Cuando una persona ha perdido uno o varios dientes, esto puede ser por enfermedad periodontal, por caries o por una enfermedad sistémica ó se ha deteriorado mucho la estructura dentaria. Con este tipo de tratamientos, los maxilares mantienen su función y no pierden volumen por reabsorción, evitando de esta forma el deterioro de los tejidos y el aspecto de cara envejecida por formación de pliegues y arrugas, y también posibilita anclajes que permitan efectuar otros tratamientos como los ortodónticos u ortopédicos y que de otra forma, en ocasiones serían imposibles de realizar.

Resultados:

Mayor seguridad y firmeza, lo mismo que con un diente natural. Los implantes dentales osteointegrados permiten sujetar una prótesis dental con tal firmeza que al masticar no se aprecia ningún tipo de inseguridad. Con la prótesis sobre implantes se tiene la sensación de que la masticación se realiza de forma semejante a la natural o incluso con mayor consistencia, pudiendo desarrollar una fuerza masticatoria similar a la obtenida con la propia dentición e incluso mayor.

Llena tus datos y nosotros te contactamos:

Conoce nuestras sedes >>